¿Qué Son Los Residuos Agrícolas?

Qué Son Los Residuos Agrícolas

Los residuos agrícolas, es la materia orgánica que queda después de la cosecha de granos, tienen el potencial de reemplazar una gran fracción de nuestro uso de petróleo y carbón, lo que lo convierte en un beneficio nacional significativo. 

Estos son algunos residuos agrícolas, los tallos secos, las cáscaras, y las hojas, de la paja de trigo o de la mazorca de maíz, estos cumplen una función útil en los suelos agrícolas, por lo que es importante comprender el impacto de eliminar algunos de estos residuos. 

Los desechos agrícolas se refieren a los desechos producidos por las operaciones agrícolas, incluidos los desechos de granjas, gallineros y mataderos.

Ejemplos de Residuos Agrícolas

Estos incluyen paja de arroz, paja de trigo, cáscara de arroz y rastrojo de maíz, que se dejan principalmente en los campos después de las cosechas y se usan para forraje y material de vertedero o se queman en muchos lugares.

Residuos Agrícolas Como Combustible

Residuos Agrícolas Como Combustible

Los residuos forestales consisten en ramas, hojas, cortezas y otras porciones de madera. 

Otros residuos de cultivos abarcan rastrojo, paja, tallo, hojas, pulpa, etc. que provienen de cereales (arroz, trigo, o maíz, sorgo, cebada, mijo), algodón, cacahuete, yute, legumbres (tomate, frijol, soja), café, cacao, té, frutas (plátano, mango, coco, anacardo) y aceite de palma.

El arroz produce la paja y las cáscaras de arroz en la planta de procesamiento que pueden convertirse conveniente y fácilmente en energía. Cantidades significativas de biomasa permanecen en los campos, como las mazorcas, que cuando se cosecha el maíz se puede convertir en energía.

Los desechos de poda de tu parra, son otro ejemplo importante de un subproducto, las hojas y los brotes que se podan una vez al año para el manejo del cultivo. Estos residuos de cultivos forman un continuo de valor de alimentación decreciente, que varía desde hojas verdes frescas hasta brotes leñosos secos (bastones).

Tradicionalmente las hojas secas y los sarmientos secos se utilizan para alimentar al ganado en los viñedos. También se usan el acolchado de residuos de poda en el suelo que contribuye a mantener el contenido de materia orgánica.

Residuos Agrícolas Como Combustible

La tecnología clave para fabricar combustibles de transporte a partir de desechos agrícolas es la fermentación, el mismo proceso utilizado para elaborar cerveza. 

El desecho contiene una gran cantidad de celulosa y hemicelulosa que puede descomponerse en azúcares y luego fermentarse en alcoholes, generalmente llamados bioetanol. Es producido y puede incorporarse a la gasolina o usarse solo como combustible de transporte.

A través de innovaciones tecnológicas, ha sido posible utilizar la biomasa como una fuente de combustible valiosa. Esto ha llevado a una revolución en regiones poco desarrollada.

La biomasa, que anteriormente se había quemado como basura en los campos, de repente tiene valor y aumenta los ingresos de los agricultores locales. Los productos de residuos agrícolas se recolectan y utilizan como combustible para la producción de energía.

Las hojas de una planta de maíz pueden convertirse en etanol, para la producción de combustible.

Este sistema reúne aproximadamente la mitad de la planta de maíz, dejando los tallos secos restantes en el campo para evitar la erosión y devolver el material orgánico y sus nutrientes asociados al suelo.

Es un gran impacto económico la nueva estrategia para recolectar y entregar plantas de maíz con espigas y tallos intactos.

El compost con desechos de poda, en la producción se pueden traducir en fertilizantes orgánicos de calidad, es necesario coordinar el tratamiento mecanizado de la biomasa y la tecnología del proceso de compostaje con procesos microbiológicos para la descomposición de la materia orgánica.

Residuos Agrícolas

Residuos Agrícolas

Quema de Residuos Agrícolas

La quema de residuos agrícolas es una de las causas más impactantes de la contaminación en la tierra y el agua, tanto a nivel local como regional. Esto también afecta negativamente el presupuesto de nutrientes en el suelo. 

El carbón de paja, el nitrógeno y el azufre se queman por completo y se pierden en la atmósfera en el proceso de combustión. Da como resultado la emisión de humo que, si se agrega a los gases presentes en el aire como metano, óxido de nitrógeno y amoníaco, puede causar una severa contaminación atmosférica. 

Cuando se quema el residuo del cultivo, los minerales existentes en el suelo se destruyen, lo que dificulta negativamente el cultivo del próximo ciclo. El impacto de la quema en el campo incluye la eliminación de una gran parte del material orgánico. 

Los impactos fuera del campo están relacionados con la salud humana debido a la degradación general de la calidad del aire que resulta en agravamiento de enfermedades respiratorias, ojos y piel. 

Estas emisiones gaseosas pueden provocar otros riesgos para la salud, como agravar el asma, la bronquitis crónica y disminuir la función pulmonar. La quema de residuos de cultivos también contribuye indirectamente al aumento de la contaminación por ozono. Tiene consecuencias adversas sobre la calidad del suelo. 

La quema se permite solo en los días de quema permisiva, que se emiten en función del pronóstico de la calidad del aire y las condiciones meteorológicas que pueden afectar la dispersión del humo.

Queda de Residuos Agrícolas

Los residuos de la cosecha son materiales que quedan en la tierra cultivada después de que la cosecha ha sido recolectada. La retención de residuos de cultivos después de la cosecha se considera una medida eficaz contra la erosión. 

Estos pueden mejorar la estructura del suelo, aumentar el contenido de materia orgánica en él, reducir la evaporación y ayudar a fijar el CO 2 en el suelo. 

Las buenas prácticas de gestión de residuos en tierras agrícolas tienen muchos impactos positivos en la calidad del suelo. Además, los residuos de cultivos pueden usarse en la producción de biocombustibles.

También, reducen selectivamente el crecimiento de malezas. El uso de un cultivo de cobertura de centeno junto con labranza mínima era un enfoque altamente efectivo para limitar la competencia de malezas en la soja con una dependencia mínima de los herbicidas. 

El crecimiento de malezas en el sistema de mantillo de centeno fue significativamente menor que el de un sistema de rastrojo de maíz.

El efecto supresor de malezas del centeno se atribuyó a la alelopatía, así como a los efectos de sombreado, enfriamiento y obstrucción física del acolchado en la superficie del suelo.